Emprendedora REBELLE

Bienvenida a REBELLEpreneur, un espacio diseñado para apoyarte en el desarrollo de tu proyecto en sus diferentes etapas. Compartimos contigo los recursos y herramientas necesarios que te permitan alcanzar tus objetivos y lo complementamos con inspiración para que no desmayes en el asombroso viaje del emprendimiento.

Image Source  entrepreneur.com

Image Source entrepreneur.com

1. La nube. Todo empieza con esa idea millonaria de negocio. Un entusiasmo inicial que te da gasolina para empezar y para soñar con tu producto en manos de todo el mundo. Generas una hipótesis inicial de las características que debe tener tu producto y las razones por las que todos te van a comprar, y construyes el producto. Estás literalmente en las nubes. 

2. La cruda realidad. El momento llegó, lanzas el producto viable mínimo (lo más pequeño que puedes hacer rápidamente y que con eso puedes construir, medir y aprender) y… tu mamá es la única persona a la que le gusta lo que has hecho. La realidad te azota y, no sólo no tienes mucho futuro sino que de las nubes caes al piso de golpe.  

3. Depresión. Después de la caída viene la depresión, ya que todo lo que soñaste y la idea millonaria que tuviste se queda dudas del porqué no funcionó. Aquí es donde el 75% de las empresas fracasan y se rinden ya que no hacen nada nuevo ni diferente.

4. Laboratorio de pruebas. El 35% de las empresas restantes harán experimentos con base en investigaciones de mercados. Conocerán mejor a su cliente y desarrollarán un mejor producto de acuerdo con los resultados de esa investigación. 

5. Hasta el inframundo. Sacaste al mercado el producto con las mejoras que te habían dicho los estudios y cuando pensabas que no podía haber más abajo, te vas todavía más abajo. Todos los esfuerzos e inversión se ven malgastados en solo un sueño y es donde se retiran más empresas.

6. Falsas esperanzas. Para las empresas que siguen batallando por ese sueño desde el comienzo, seguirán haciendo esfuerzos y realizarán mejoras y cambios para empezar a ver un poco de esperanza, pero van para abajo todavía. Más cambios, más para abajo, y así como una montaña rusa subes y bajas. 

7. Product Market Fit. Llegas a la etapa en la que pones a prueba todo lo aprendido, reajustas el prototipo para hacer fit en el mercado con los pequeños cambios, ajustes e investigación. Básicamente has dejado que tus clientes moldeen tu producto a sus necesidades exactas. 

8. A la gloria. Ya has construido el producto perfecto para tus clientes. Ahora sí es hora de escalarlo y llevar ese producto a todos tus clientes potenciales en todo el mundo. A partir de esta etapa puedes empezar tu plan de marketing y expansión, antes solo malgastarías recursos ya que nadie lo hubiera comprado.