Transforma Lo Negativo En Positivo

Por Marcela Gómez @bearandthesalmon

Collage hecho por Majo Enriquez

Collage hecho por Majo Enriquez

La vida, ese espacio en el tiempo en el que atravesamos por diversidad de situaciones y experiencias que inevitablemente están divididas en negativas y positivas.

Al principio, cuesta ver claramente las situaciones como una forma de aprendizaje, pero con el tiempo y los tropiezos, adquirimos experiencia que nos hace ver la vida de una forma más clara y comprensible.

En nuestra vida necesitamos balance, esto nos permite fluir y llevar una vida menos complicada y más completa. Los seres humanos aprendemos mediante el conocimiento y la experiencia, es por eso que en un principio no comprendemos la razón de las situaciones, nos desesperamos, nos frustramos y sentimos que no podemos con tanto, pero lo que sucede en realidad, es que

estamos aprendiendo...fortaleciéndonos.

Así que tomando en cuenta lo anterior más las experiencias de vida, quiero compartir contigo las cinco etapas que me llevaron a transformar lo negativo en positivo y así darte herramientas para encontrar el balance que necesitas para seguir tu camino y no quedarte abrazada a lo negativo (sí amiga, ¡suéltalo!). ¿Lista? ¡Aquí vamos!

1. La transformación es un proceso

Es fundamental tener presente que (aunque lo desees) los cambios profundos y transformaciones personales no suceden en un instante, y esto puede causar frustración. Creer que con decir “soy feliz” automáticamente lo eres, es ilusorio. Si dejas de lado el hecho que para poder ser feliz debes trabajar de adentro hacia afuera, puedes generar un auto-sabotaje. Primero se debe comprender qué te impide ser feliz, para poder trabajar en ello y finalmente, cuando lo sientas en tu interior, cuando tu percepción se alinea en armonía con la realidad y sientes justamente eso: ARMONÍA entonces puedes verdaderamente decir “¡Soy feliz!” con toda la seguridad del mundo a ti misma y a quienes te rodean.

2. El mundo no está en tu contra

Creer que eres la única sobre la faz de la tierra que tiene problemas graves y que seguramente todas las malas energías se han alineado para apuntar directamente hacia tí, sólo te hará mantenerte en ese estado de pesimismo. Y ese estado es infantil. Nada ni nadie se ha confabulado para obrar de forma negativa en tu vida, todo lo que te sucede es el resultado de un conjunto de factores que directa o indirectamente has elegido. Es como encontrar dos caminos, uno distinto al otro y según el que elijas es lo que encontrarás mientras lo transites y puedes salir de él sino es lo que esperabas o puedes seguir, es tu decisión.

3. Habla contigo misma

Háblate como cuando tienes una plática con alguien de confianza... y no es que seas como el meme de forever alone y no encuentres con quien platicar, sino que cuando te encuentras sola eres enteramente tú, no estás viendo a los lados y puedes hablar sin importar las palabras que uses o como las uses. Yo lo hago mucho, hablo conmigo cuando estoy sola y ha sido una forma de terapia, me dí cuenta de infinidad de cosas, encontré respuestas y comprendí situaciones, que de otra forma no habría llegado a comprender. He llorado, gritado (lo siento almohada) y también he tenido momentos de total silencio en el que sólo pienso, recuerdo y estoy. Hazte preguntas: ¿Qué sucedió? ¿Qué puedo celebrar? ¿En qué fallé? ¿Lo puedo arreglar? y todas las que consideres necesarias para ver de forma clara esa situación negativa y llegar a una conclusión.

4. Libérate de lo que no te aporta

Para conectar con lo positivo debes dejar cosas, costumbres o personas que sólo alimentan tus sentimientos de negatividad. Es como cuando limpias tu cuarto o casa, debes sacar lo que ya no te sirve para que siga siendo un lugar agradable y cómodo para vivir, es igual en tu vida y aunque no es fácil, recuerda lo que mencioné al principio: La transformación es un proceso. Así que no se trata de sacar todo en un instante; primero debes identificar qué es lo que no está aportando en tu vida, cuando lo tengas identificado empieza a cambiarlo o eliminarlo, según sea el caso y continúa tu camino, libre de pesimismo y negativismo.

5. Abre tus ojos y tu mente...para AGRADECER

Las situaciones negativas nos abren las puertas a oportunidades, tómate un tiempo para pensar en todas las cosas buenas que has logrado y observa en retrospectiva que fue lo que te permitió alcanzar esos logros y todo lo bueno que tienes ahora. Yo pasé mucho tiempo lamentándome por el pasado, pensaba en lo mucho que sufrí y creía que era porque para mí estaba destinado sólo lo malo, un día decidí hablar conmigo y empecé a pensar en todo lo bueno que tenía, fui en retrospectiva y al recordar me di cuenta que mucho de lo que había logrado fue resultado de esas situaciones difíciles que había atravesado. Y al principio, parece un tanto descabellado decir que lo malo trae algo bueno, pero cuando te detienes a observar y a poner todo en orden en tu mente, te das cuenta que después de todo... sigue sonando descabellado... 

Lo “malo” puede ser una oportunidad para fortalecernos y para generar la capacidad que a pesar de lo malo que aparentemente puede ser una situación, podemos ver lo bueno que seguimos teniendo. ¡Y agradecer y celebrar por ello!

Y es así como te darás cuenta que cuando tienes balance tu vida es mejor, todo fluye y te lleva por caminos que de otra forma no podrías transitar, porque ahora ya ves las cosas de forma más clara, saliste de la oscuridad y encontraste la luz.

¿Qué te parecen estas etapas? ¿Estás lista para transformar lo negativo en positivo? y si ya lo has logrado, cuéntame aquí abajo en los comentarios cuál ha sido tu experiencia y construyamos un diálogo que nos permita ampliar nuestra visión de la vida.