Oye Tu! Mujer Inexperta

Me encanta la sensación de que todos estamos conectados en un colectivo invisible pero palpable. Me encanta este espacio en donde muchas mujeres nos conectamos. Me encanta porque al compartir la misma intención (el de querer evolucionar, estar mejor, ser mejores, desarrollarnos, vivir plenamente) de una u otra forma, compartimos energía, nos sintonizamos en la misma frecuencia y nos reconocemos en unas y otras.

Al leer el artículo Lo Mío Es Sentirme Bien Y Punto, recordé mis versiones anteriores en donde tan sólo no me sentía bien conmigo misma.

Hoy en día, he desarrollado una habilidad para vivir bien (con trabajo, auto-conocimiento, enfoque y decisión) pero no siempre fue así. A lo largo de mi vida "pre-tomar las decisiones que nutren mi corazón", las decisiones que tomaba era en base a ideas de éxito ajenas: mis papás, colegio, amigas, estereotipos de personas “exitosas”, etc. etc. etc. (y ojo! estas ideas fueron implantadas con todo el amor del mundo pero tan sólo no eran mías).

A los 18 años, estaba en la universidad y mi misión era llegar a ser Jack Campbell de Family Man pre visión de lo que su vida pudo ser (referencia masculina de "man power" para dominar el mundo). Y recuerdo creer fervientemente que ESE era EL camino. Poco a poco fui dándome cuenta que tal vez Wall Street no iba a llegar muy fácil ya que la clase de mercado de capitales no me gustó y cuando me sinceré conmigo misma me di cuenta que lo que me gustaba era la idea de yo caminando en Wall Street con un Starbucks en la mano (en el 2004 no había Starbucks en Guatemala) y el periódico debajo del otro brazo (hasta la fecha sigo sin leer el periódico ni noticias) pero me gustaba esa idea porque era la imagen de un hombre exitoso (siempre fui competitiva y antes de enterarme que podía ser mujer Y podía dominar el mundo, mi referencia de éxito provenía de una imagen masculina), con dinero, lleno de cosas materiales, egoísta y solitario.

Jack Campbell, Family Man. 22 diciembre 2000

majoenriquez2010.jpg

Juré nunca casarme.

Juré nunca tener hijos.

Juré nunca dejar de ser una ejecutiva de empresa multinacional.

...

Hoy, cumplo 4 años de estar casada.

Hoy, mi segunda bebé empezó a gatear.

Hoy, soy una mujer de negocios propios + ama de casa + mamá full time.

Foto para @mesogoods y @espacioconversa por @mannyrionda

Foto para @mesogoods y @espacioconversa por @mannyrionda

A los 18 años es muy difícil saber quién es uno. Es muy difícil saber qué quiere hacer uno “por el resto de la vida” y es muy difícil saber qué le traerá a uno la madurez. A los 18 años por más acceso a internet y por más “mundo” que se pueda conocer, se es inexperto. Y ser inexperto no es malo! Todo lo contrario. Es un escenario ideal para contactarse con uno mismo, no desperdiciar las neuronas que uno no ha puesto todavía a disposición de la vida, y es ideal para escuchar, prestar atención, no tener mayor responsabilidad (porque se es inexperto).

Así que antes de tomar decisiones basadas en la inexperiencia, mejor fluyamos y esperemos a que la experiencia nos vaya dando las respuestas. Se vale no saber qué hacer con la vida de uno, se vale no saber qué estudiar, se vale no saber quién es uno, lo que no se vale es recorrer la vida, ganar experiencia y NO QUERER responder estas preguntas existenciales.

“Juventud divino tesoro”….para mí “la experiencia es el divino tesoro” si por mi juventud fuera yo sería quien definitivamente no soy.

La experiencia me ha llevado a ser esta mujer que me encanta ser y que disfruto siendo. Y he de confesar que aún me siento inexperta. Pero vuelvo a repetir, ser inexperta no es malo, todavía me quedan 40 años más para dejarlo de ser.

Por Majo Enriquez