Emprendiendo Con El Pan De Todos Los Días

Collage por Majo Enriquez

Collage por Majo Enriquez

Desde hace dos años aproximadamente, inicié un proyecto personal de emprendimiento.  

Luego de ser mamá de tiempo completo, ya llevo catorce años de experiencia y contando; sentía que me hacía falta un proyecto personal. Algo que me apasionara, que fuera en un horario flexible y que me definiera no como “mamá de” o “esposa de” sino como soy…

Hoy puedo decir con mucho orgullo que tengo mi proyecto “Cinq Brioches”, un emprendimiento de pan artesanal principalmente.

Y déjenme contarles que me costó mucho… Primero,  porque tenía que definir qué era lo que me apasionaba hacer, el tiempo había transcurrido y me definía como esposa y mamá… Había dejado una carrera profesional en el mundo de las finanzas y no sabía por dónde iniciar…

Sin embargo, siempre había una constante, mi amor y pasión por la cocina. Desde pequeña había aprendido que una puede demostrar a quien uno quiere con un plato bien preparado, no importando si éste es sencillo o complicado. En la comida se transmiten los detalles, el cuidado y el cariño. Y siempre me había y sigue apasionando… Buscando opciones para variar y mejorar la alimentación de mi familia, decidí ir probando recetas de pan. Confieso que nos gusta el pan, y que éste tiene mala fama; pero es una buena opción para una familia e ideal para las loncheras y cenas rápidas. No quiero desviarme del tema, pero el reto de ser creativa en la cocina es grande.

Así que probando recetas, teniendo errores y muchos; contando con jueces del más alto nivel de sinceridad – mis hijas- logré adaptar de varias, y logré una receta que nos complaciera a todos. Y así nació nuestro pan. Un pan brioche que poco a poco fue presentándose en reuniones familiares y con amigos fue variando en forma y variedades. Comencé a venderlo poco a poco, principalmente a amigos cercanos… y aún no me decidía a “tirarme al agua”… Ponía mil excusas y siempre que decía que no, alguien me llamaba, me hacía un pedido y me sentía con muchos nervios y la emoción me invadía… y lo hacía feliz.

Llegué a la conclusión que estaba totalmente fuera de mi zona de confort y que para alguien a quien le gusta el orden, la planificación y la estructura, el llevar a cabo algo así era prácticamente una locura. Y créanme, aún hoy a veces lo siento… pero me encanta! Y fue mi esposo que me impulsó y retó a comenzar y lo hice… y así nació “Cinq Brioches” oficialmente. Hicimos una breve lluvia de ideas para el nombre y llegamos rápido al nombre, “Cinq” porque somos un equipo de cinco y “Brioches” por el tipo de pan que ofrecemos.

Y esta maravillosa aventura, con muchos desvelos, con horario flexible de larguísimas horas ha sido algo que me ha enriquecido profundamente. Puedo decirles que después de dos años, no sólo me siento muy orgullosa de llamarme emprendedora sino de poderles contar que he conocido a muchísimas personas increíbles que me han dado consejos, recetas, ideas, apoyo y cariño. Muchos ya me conocen por mi alter ego “@cinqbrioches” o “la señora del pan”… y me hace muy feliz el pensar que algo preparado con cariño, está presente en sus mesas, en momentos especiales. He conocido increíbles mujeres en los más variados campos que están cambiando el mundo que las rodea de una manera positiva. Sigo creciendo en esta aventura y si me están leyendo y quieren iniciar con un emprendimiento, háganlo.

Bonjour pain perdu!

A post shared by CinqBrioches (@cinqbrioches) on

¡Da miedo, sí y mucho… pero sí se puede, sí podemos! ¡Puedo decirles que descubrí que puedo hacerlo y que juntas podemos hacerlo aún mejor!

#YoSoyRebelle

DSC_3757.jpg

Por Claudia Montenegro @cinqbrioches