La Vida, Una Carrera De Obstáculos O No

Image Source Iakov Kalinin y @slimesunday

Image Source Iakov Kalinin y @slimesunday

Durante nuestra vida van surgiendo situaciones que en la mayoría de casos no podemos controlar y eso nos afecta de forma negativa y/o positiva. Y es que, es como si los obstáculos fueran creciendo junto a nosotros. De pequeña yo deseaba ser adulta, porque según creía, todo sería mejor y más fácil (aaah la inocencia...). Cuando éramos pequeños las cosas que nos afectaban eran, por ejemplo, no salir a jugar cuando llovía, caernos de la bicicleta y terminar raspados. De grandes, el colegio, tareas, exámenes, menos tiempo para los amigos... y finalmente llegamos a la adultez y ahí están, los obstáculos en fila esperando a ser saltados uno a uno.

Son tantas las cosas que debemos superar en la vida, desde situaciones económicas hasta de salud. Pero quiero hablarte de las tres cosas que con el tiempo he observado (en mí y en otras personas) que representan un enorme obstáculo en nuestra vida, pero lo bueno de todo esto es que los podemos vencer si estamos dispuestas a hacerlo.

1.  La Pena

A ver, probablemente esperabas que te dijera algo desconocido o muy impactante, pero, si lo vemos como lo que es, la pena es uno de nuestros más grandes obstáculos. Y te lo digo yo, que si algo fui en cantidades industriales, fue ser apenada (bueno, aún hay restos de ello, pero lo voy superando cada día, sí señor!). La pena nos impide ser libres, expresarnos y actuar, todo se ve frenado y muy influenciado por la pena. Y te pregunto: ¿Es justo dejar de hacer y de ser lo que realmente somos por la pena? Para mí no lo es. Nos preocupa tanto cómo se verá, cómo se escuchará o qué dirán, que cambiamos el rumbo de nuestra vida sólo por ese mínimo detalle. Y esto del “qué dirán” es lo que más nos frena, nos congela! Lo que me lleva al siguiente obstáculo.

2.  El “Qué dirán”

Los seres humanos hemos tenido una necesidad de comunicarnos desde el inicio de los tiempos. Veamos como el hombre primitivo dejó evidencia de su necesidad por transmitir un mensaje, idea o experiencia en cuevas, rocas y lo que estuviera a su alcance. Un ejemplo más contemporáneo sería, en la película Cast Away (Náufrago) con Tom Hanks, llegó un momento en que el personaje de Hanks necesitaba hablar y afortunadamente encontró a Wilson, porque sino se habría vuelto loco. Así que, sí, la gente va a hablar… Siempre. Y si dedicamos nuestro valioso tiempo a lamentarnos/molestarnos por lo que dicen o peor aún! Dejar de hacer lo que más deseamos por el famoso “qué dirán” estamos perdiendo tiempo y oportunidades, lo que es igual a que estamos desperdiciando nuestra vida.

3.  El Miedo

El miedo es una emoción que ha sido parte de nuestra naturaleza siempre. Es la reacción ante una situación que represente peligro y por lo tanto un mecanismo de defensa. Sentir miedo es totalmente normal, de hecho es algo bueno… hasta cierto punto. De pequeños nos enseñan a enfrentar nuestros miedos y eso nos fortalece, pero llega una etapa en nuestra vida en la que el miedo no nos deja avanzar y aquí es donde debemos tener cuidado. Cuando pensamos en iniciar un proyecto, hacer un cambio radical en nuestra vida, dar una conferencia o emprender, nos aterra y no porque nuestra vida esté en peligro, sino porque sabemos que haremos algo que está fuera de lo que comúnmente realizamos, por lo que es un miedo a lo desconocido y muchos hemos dejado pasar oportunidades por no lograr controlar ese miedo.

Estos obstáculos en cierta forma son buenos, porque los tres nos hacen detenernos a pensar, analizar, cuestionar y por lo tanto a no hacer algo arrebatado y a mejorarlo si es posible! Pero depende de ti y solo de ti que no se conviertan en un monstruo que te haga salir huyendo y dejar tirados tus sueños.

Todo lo que nos propongamos lo podemos lograr, algunas cosas serán más difíciles que otras y necesitarán que demos un salto más alto para superarlas, pero tú lo vas a lograr, si estás dispuesta a luchar y perseverar! Y que no te pase lo que a Tom Hanks, que por dormirse perdió a Wilsooon! (claro, el casi muere por hambre y deshidratación, pero nosotras estamos aquí en tierra firme con muchas herramientas a nuestro alcance).

Qué te parece? Te identificas con los tres? Según tu experiencia, que otro obstáculo crees que nos frena?

Marcela Gómez

 

 

Por Marcela Gómez