Sanarme Para Vivir Bien

Image Source  @MirandaMakaroff

Image Source @MirandaMakaroff

Hoy quiero compartirles mi historia en donde he buscado sanarme por 6 años. Quizás algunas mujeres se identifiquen conmigo y cada vez haya más conciencia de la importancia de los alimentos y nuestra salud.

Después de dos malos diagnósticos y muchos meses de buscar respuestas a lo que me sucedía, entré a cirugía por que me detectaron Síndrome de Ovario Poliquístico. Nadie me podía ayudar con los síntomas que tenía y yo sabía que tenía un desbalance hormonal importante. Tenia migrañas muy fuertes, todo lo que comía me hinchaba, tendencia a subir de peso rápidamente, no podía bajar ni una libra “haciendo dieta” y yo comía sano, pasaba días con mucho sueño, ansiedad y falta de energía, acné leve y otros trastornos de la piel, dolor de espalda baja constante, rinitis alérgica, vivía enferma. Todo esto empeoraba cuando comía ciertos grupos de alimentos pero ningún doctor me decía que sucedía. 

Luego de la cirugía me diagnosticaron Endometriosis, que solo se puede saber si lo tienes cuando te operan.  Esta es una enfermedad inflamatoria crónica en donde el endometrio crece fuera del útero y se adhiere a otros órganos, forma quistes y causa otra serie de problemas durante la vida fértil de la mujer. Afecta física y psicológicamente a 1 de cada 10 mujeres en el mundo, un total de 176M.  Aún no han encontrado cura ni qué lo causa con exactitud. Hay más mujeres con endometriosis que mujeres con diabetes, VIH y Asma juntas. Pero muchas no lo saben porque es difícil detectarlo. Los médicos dan tratamientos que no te curan, solo ocultan los síntomas. Algo para el dolor, pastillas anticonceptivas (para los quistes) y cirugía con un tratamiento para inducir menopausia. 

Saber esto, cambio mi vida para siempre… Por alguna razón, después de la operación aparecieron síntomas nuevos que antes no tenía. Como dolor crónico-agonizante durante la menstruación, me incapacita, no puedo trabajar y todo duele, sentarme, pararme, caminar, me hace vomitar y sentir que me desmayo. Abdomen inflamado como si estuviera embarazada. Migrañas mucho mas recurrentes y de más días. Es como sentir miles de cuchillos clavados en el útero esos días. Y no estoy exagerando, muchas personas eso pensarán, “que drama” pero no lo es, no es normal sentir tanto dolor y hay mujeres que les va peor que a mi.  ¿ No se suponía que iba a tener menos molestias después de la operación? Pues no, todo empeoró.

Busqué otras opciones para sentirme mejor y aprendí a cambiar por completo mi alimentación, hice cambios drásticos.

Comencé a ver los alimentos como una forma de sanarme. Aprendí a ser selectiva y decidí que si quería vivir bien, tendría que tener mucha voluntad y decir NO a cosas que me gusta comer como carbohidratos y azúcar.

La Endometriosis y Ovario Poliquístico nos afecta de muchas formas y afecta a cada persona de forma diferente . El desbalance hormonal es alto,  hay exceso de estrógenos o andrógenos en el cuerpo y él busca equilibrio, entonces comienza a modificar la forma en que metaboliza los alimentos para obtener lo que necesita de ellos y aquí es donde comienzan todos los trastornos que les mencioné antes. 

Hoy sigo en esa lucha pero cada cambio me ha hecho sentir mejor, tengo menos dolor y casi nada de inflamación, he bajado 2 tallas, menos migrañas, años de no tener una gripe, mi piel ha mejorado y mi energía se mantiene bien. Sí me alimento diferente que la mayoría pero vale la pena.  Modifico platos cuando voy a restaurantes, tomo suplementos naturales, leo etiquetas todo el tiempo, elijo lo orgánico, crudo, verde y sin azúcar. He aprendido a sentirle el sabor real a la comida y me siento feliz de este cambio. 

Informémonos, investiguemos, pero sobretodo escuchemos a nuestro cuerpo. Si hay dolor es por que algo no está bien. El estilo de vida que llevamos afecta directamente a nuestra salud.  El estrés nos destruye y la alimentación es clave para mantener nuestras hormonas balanceadas.