¿Qué ha estado arruinando tu vida sin que lo sepas?

IMG_8180.JPG

Una reflexión para saber que tan feliz eres con tu propia belleza y cómo influye social media en tu forma de ver tu valor como persona.

Recuerda el momento en que no te preocupabas por la ropa que llevabas o la cantidad de ropa que tenías, no te importaba el estilo de tu cabello y ni siquiera en como lucían tus cejas, pómulos, tu nariz, abdomen o muslos. Desde entonces… algo ha cambiado.

No ha sido todo a la vez pero gradualmente comienzas a ver todas esas cosas. En la última década, con el auge de las redes sociales, adolescentes, jóvenes han logrado encontrar el mundo de la belleza, moda, maquillaje a través de internet.  Con el tiempo esto comienza a controlar sus vidas, no me excluyo de esto porque constantemente las utilizo y me encanta consumir este tipo de contenido, pero en realidad ¿qué tanto permitimos que esto nos controle y sea el centro de nuestra vida o para ser felices?

A partir de que has notado cómo es tu apariencia física, y comienzas a ver por ejemplo videos en youtube... las celebridades, tus amigas...notas cómo se maquillan, cómo se peinan y ves que utilizan ropa a la moda, y puede llegar un punto en el que te sientes muy insegura pensar que no eres lo suficiente hermosa o delgada. Entonces buscas cómo lucir mejor, que no está para nada mal, pero hasta qué punto hacerlo nos hará verdaderamente felices.

Comienzas a  comprar ropa que muchas veces no necesitas para sentirte mejor y con valor, inviertes horas en tu apariencia para gustarle a los demás, para lograr la foto perfecta y que vean lo hermosa que puedes ser en tu instagram. Ves a estas chicas que hacen videos, son famosas y piensas que son hermosas, que son superiores, y que por su apariencia física son felices, cuando realmente no somos diferentes, tenemos las mismas necesidades.

Cuando te maquillas, te arreglas el cabello, o te vistes con el atuendo perfecto, si es hermoso y te sientes muy feliz y segura de ti misma...pregúntate si te sientes feliz por lo que tú eres o por lo que tienes puesto.

Cuando tenemos tiempo libre tendemos a consumir contenido que en su mayoría no aporta nada, fotografias de otras personas hablando de su esmalte de uñas favorito, de sus nuevas extensiones de cabello, lo muchísimo que gastaron en ropa, zapatos, su vida perfecta, pero es una realidad falsa.

Si esto te hace sentir mal contigo misma sácalo de tu vida.

Lo mismo ocurre cuando nos fijamos en nuestros likes en las fotos que publicamos, la cantidad de seguidores, si te pasa debes cambiar, y no te digo que seas una mala persona sino que solamente eso te roba tu felicidad y tú mereces ser feliz, amarte y vivir el mundo real.

Sin  mencionar a las celebridades, quisiéramos ser como ellos, lujo, dinero, belleza,  ellos también cambian su apariencia física constantemente, pero eso es una señal de que buscan la felicidad en un lugar equivocado.

Fijarte mucho en tu apariencia solo hará que consigas un dolor mental, emocional y auto-rechazo en donde nunca podrás ser libre.

Pero déjame decirte que tu apariencia física no eres tú, solo es la forma en la que habitas en esta vida. Pregúntate a ti misma, ¿quién soy? y bueno puedes decir soy Daniela, Lilian, Andrea, Majo, pero acaso eres una simple combinación de letras.. no lo creo.

Piensa un poco más, quizás dirás bueno nací en 1996 y estudio una carrera universitaria, pronto seré una profesional, me gusta dibujar, el cine, jugar tenis, pero eso tampoco eres tú, probablemente digas entonces soy mis pensamientos, emociones y sentimiento, pero no, sin ellos seguirás existiendo, esas solo son experiencias, quién es la que las ha estado viviendo, quien siente esas emociones, tú eres algo más poderoso y divino, eres conciencia pura, sin ella no existirías igual.

No eres un humano que habita en el mundo eres un universo que habita en un ser humano. Eres libre cuando entiendes tu valor y dejas de etiquetarte en categorías. Tú eres suficiente.

Así que regresa a tu niño interior, regresa a ese lugar donde no estabas atrapado en cómo te veías y en cómo te perciben los demás para eso es tu verdadera naturaleza.