Díganme Qué Piensan De Mi Pero No Les Daré Ni Cinco Centavos

sutil arte de que te importe un carajo.jpg

No les doy ni cinco pesos, ni tres centavos, ni un pan frío y mucho menos algo de energía, al que me diga qué tengo que hacer de mi vida o cómo tengo que ser.

Esto ha sido arduamente desarrollado. Desarrollé el “GIVE A SHIT FACTOR: I don’t dive a shit of what people project in me and what people want me to do”⚡️⚡️⚡️ // "No le doy ni cinco pesos a lo que la gente quiera proyectar en mi y lo que la gente quiera que yo haga."

Estamos programados para que nos importe y para acomodar lo que los otros proyectan en nosotros, lo que debemos ser y hacer para quedarnos en el margen de lo que somos como promedio, como gente común, como gente sedada en este holograma.

¿Cómo ser y qué hacer con y en base a nuestra propia identidad? 

Descubriendo quiénes somos y a qué venimos. Enfocados en ese algo nuestro que va más allá de nosotras mismas, en nuestra conexión con algo superior a nuestra propia humanidad y no dando ni 5 centavos a lo que piensen los demás de nuestra pasión, de nuestro propósito, de a dónde vamos y qué decidimos aprender.

No es indiferencia ni aventarle una cachetada al mundo (eso no sería maduro ni evolucionado) porque la indiferencia no es consciencia. Lo que hay que lograr es un balance entre no permitir la proyección ajena (miedos, inseguridades, prejuicios, limitaciones...), no vivir bajo la proyección ajena (no acceder a ser quienes no somos, a ser incongruentes con lo que somos...), al mismo tiempo que se tiene tolerancia por la proyección ajena (aceptar que así es como hemos funcionado, todo estamos metidos en una gran proyección cultural/social/humana que nos ha condicionado a responder conforme lo que generalmente aceptado, motivado y celebrado).

La vida social ha sido así pero tenemos el poder para escoger qué queremos vivir, cómo queremos vivir, aceptando que muchos no verán las cosas como nosotras pero teniendo la confianza que sentimos lo que sentimos y que debemos seguir la voz interna que más nosotras que nosotras mismas.