¿Por Qué Debo Ocultarme?

Image Source  @justinstewartart

Image Source @justinstewartart

Como madres que hemos tenido la oportunidad y dicha de dar de mamar, todas pasamos por la pequeña vergüenza de mostrar un poco de nuestro cuerpo a la sociedad al amamantar a nuestros pequeños.

Sin embargo, este ruborcillo (de vergüenza) en las mejillas desaparece con el tiempo y con la práctica, además por las incómodas capas de ponchos o frazadas que nos echamos encima con tal de cubrir nuestro pecho.

Aunque inevitablemente se alcanza a ver nuestro pecho al descubrirlo y esperar el buen agarre del bebé, en este lapso soportamos miradas, muchas veces, con sugestión y prejuicio de personas -a quienes he decidido llamar “tetafóbicos”-

Algunos sólo observan mientras otros realizan comentarios como “cúbrete ¿dónde queda tu dignidad? “, “Deja de mostrarte, no seas vulgar”, etc, etc.

Tetafóbico: dícese de aquel que le tiene pavor a madre lactante y la juzga de vulgar y con poca dignidad al momento de ejercer su rol de proveedora de alimento para su bebé.

Dichas personas olvidan lo importante que es la lactancia y más aún el vínculo entre madre e hijo/a, el cual se crea al verse a los ojos y tocarse, y si hay algo en medio obstruye su creación.

Entonces, ¿qué importa más? ¿El prejuicio o el vínculo? ¿Si dar lactancia es algo tan maravilloso y natural, por qué debo ocultarme? Y ¿por qué da vergüenza? ¿debería dar vergüenza? ¿quién dijo que dar de mamar era vulgar?

 


editora rebelle.jpg

Palabras de la editora

Hace un mes dejé de dar de mamar a mi segunda hija. Nunca me dio vergüenza dar de mamar pero nunca me sentí con la libertar de dejar la boob al aire. Un día estando con amigas de una amiga argentina empecé a dar de mamar y una de ellas dijo “miren qué linda cómo se tapa…nunca he entendido porque las mujeres en Guatemala se tapan al dar de mamar.” Me sentí ingenua, infantil, maternalmente tímida. Y en ese día caí en cuenta que a pesar de no sentir vergüenza al dar de mamar, me tapaba porque ¿cómo iba a dejar la boob al aire para que me la vieran? (me da risa pensarlo).

Ese día, me puse a prueba de empezar a sacar discretamente la boob al aire y no taparme. Fue más cómodo, yo estaba más cómoda y la bebé también.

Pero sigo con la intriga de quién estableció que debemos taparnos e incluso quién dijo que debemos sentirnos avergonzadas por dar de mamar en público.

Recuerdo que un par de reuniones, el empezar a dar de mamar incomodaba al público. Entre menos natural el ambiente, más ajeno se toma el hecho de dar de mamar.

Así que reto a todas las mamás REBELLE que están dando de mamar a que se cuestionen y nos manden sus experiencias y comentarios.

De nosotras depende que re-normalicemos lo que es normal.

Es normal tener hijos.

Es normal amamantarlos.

Es normal ser humanos.

Es normal ser mamás humanas.