Doctora Por La Mañana, Blogger Por La Tarde

Por Gladys Rosenberg @fashionfindingsgt

Collage por Majo Enriquez

Collage por Majo Enriquez

Mi rutina diaria no va mas allá de ponerme mi “pijama médica”, hacerme una cola alta, bloqueador y para afuera. Se volvió costumbre y una buena forma de proteger mi piel y pelo de los daños del maquillaje y del planchado diario.  Reservo mis mejores trapitos y saco a pasear mi pelo bien acolochado cuando voy a salir con amigos o a alguna reunión.

Al verme al espejo cada mañana me siento igual de linda en las llamadas “fachas”, como con mis mejores trajes. Todas las mañanas salgo a trabajar en lo que más me gusta, la medicina, a veces me salta un poquito de sangre así que la pijama médica resulta necesaria.

En mis tiempos libres soy blogger de moda y estilo de vida, escribo a veces sobre temas de salud de la mujer que es lo que más me apasiona. Como blogger de moda que acaba de empezar, me emociona cuando alguna marca se interesa en mi contenido.

Y decidí que para recoger algún producto de esas marcas, no hacía falta cambiarme de ropa. Podía hacer ese mandado como cualquier otro, con mi ropa de trabajo ("pijama" médica).

Entonces, un día haciendo dicho mandando, llegué al lugar, me dirigí a la señorita y le indiqué que llegaba a recoger un paquete para Gladys Rosenberg, la señorita muy amable me lo entregó y dijo:

“Qué lastima que no vino Gladys, porque usted no es la señorita ¿verdad?”

Al momento me pareció muy gracioso que mi atuendo, mi cara, mi pelo, no necesariamente gritaran FASHIONISTA. Resulta que había dejado a la tal Gladys Rosenberg en otro lado.

¡La risa se convirtió en pena! hasta llegué a disculparme por cómo iba vestida, indicando que venía de trabajar y que me apenaba muchísimo. Me dijo que no me preocupara pero que mejor no me tomaba una fotografía porque era para redes sociales, entonces ¡mejor no!.

Me puse a pensar y dije, probablemente nadie más le había aparecido en tales condiciones por lo que fue muy fácil para ella pensar que simplemente YO NO ERA LA PERSONA que aparecía en la lista como “blogger” y obviamente no podían subir una foto así, no era su culpa.

Llegué a mi casa y le conté la anécdota a mi mamá, como tal cual mi mamá es, me respondió con la de “ya ves porque siempre tienes que salir arreglada” ahora mi risa, pena o lo que sea que había sentido se convirtió en enojo, y respondí que ¡NO!

Ésta soy YO y estoy ORGULLOSA de mi uniforme de médico.

Pasé de pensar que quizás "tenían razón" y que "tenía que arreglarme más", que TENÍA que salir con el pelo arreglado, que TENÍA que aplicar una base de maquillaje y un poco de blush, y nunca salir sin una blusita bonita y unos zapatos de tacón.

Pensé que tenía que hacer todo eso por los demás, a pesar de haber estudiado tanto tiempo para usar el uniforme de médico con orgullo.

Así que dije ¡¡NO!!

Además de que me guste la ropa y de publicarla con mucha pasión, mi vida está en la medicina y me siento bien trabajando en eso diariamente.

Porque ninguna de nosotras cabe en ningún estereotipo, a las mujeres éstos ya nos están quedando pequeños.

¡Porque somos MUJERES, NO ESTEREOTIPOS!

A veces es difícil reaccionar a situaciones de este tipo, que retan o ponen en cuestión lo que creemos de nosotras mismas, porque creemos que es mejor tomarlas con una armadura puesta o adoptarlas para evitar más críticas.

Así que quiero tomar este tipo de experiencias para no dudar sobre lo que soy, para valorarme más porque soy lo que más quiero ser: YO y sólo YO, no lo que los demás quieren o esperan de mi.

Las mujeres damos vida, transformamos, enriquecemos, somos poder,  pero se nos olvida que vamos nosotras primero.

Así que nadie te diga que no podés ser canche e inteligente, que si sos inteligente seguro te la pasas todo el día leyendo, que sos fácil porque te gusta salir en faldita, que si andas tatuada no podes trabajar en algo serio..

Y que si sos blogger jamás podes salir en fachas...

¡Que nadie te diga nada!

Como mujer podés ser todo en uno.

Mírate al espejo y está orgullosa de lo que tu sabes que sos, porque no hay nada mejor que sentirse amado… pero primero por uno mismo.