¿Y El Legado Que Dejo?

Image Source @marianopeccinetti 

Image Source @marianopeccinetti 

¡Hola mujer bella y perfecta! ¿Cómo vas con el amor por la persona más importante en tu vida? ¡Sí, tú! Se siente bien darse palabras de ánimos y salir a conquistar el mundo. Pero para hoy, te tengo una pregunta muy seria: 

¿Qué legado quieres tu trasmitir?

Cuando te levantas por la mañana, respiras, te pones de pie y te ves al espejo por primera vez en el día, espero que veas quien realmente eres y lo valores. Lo he dicho varias veces y verte al espejo y amar cada rincón de nuestra nave en el paso por esta tierra no es tarea fácil. Hay mil días que veo mi cuerpo y digo: “estrías asquerosas” “boobies colgantes” “trasero pache”. Pero luego, reacciono. Este es MI CUERPO! Él me permite hacer o dejar de hacer todo lo que quiero en esta existencia.

¿Qué le estoy transmitiendo a las demás personas? ¿Lo que digo sale solo de mi boca para afuera o realmente me amo? Ser una talla 12 trae temas “touchy” (sensibles) y que las personas te vean así como “pero eres linda” (insertar cara con sonrisa a medias y cejas fruncidas de quien te lo dice).

Pero ya lo he dicho: SOY GORDA. Y sólo es uno de los tantos adjetivos que describen quién soy.

El amor que ahora me proclamo a diario lo transmito y tan así es, que esta diva hasta modelo podría ser (#SorryNotSorry pero así me quiero yo) y hay personas que lo saben. 

Pero, ¿saben a quién me encanta transmitirle este amor? ¿A quién le dejo mi legado? No sólo a las personas que contagio con el “self- love pill” sino también a mis hijos, quienes saben que son bellos y perfectos por dentro y por fuera. Quienes me ven desnuda bailando y cantando a todo pulmón y se unen en la celebración que somos nosotros. A quienes les enseño (y me enseñan) que el que cada parte de mi cuerpo sea diferente, me hace quien soy. Que soy irrepetible. Y que incluso mis defectos hacen quien soy hoy.

Image Source  @marianopeccinetti

Image Source @marianopeccinetti

Maggie… ¿Y tú? ¿Lo logras ver? 

Ya te dije, amiga, que la belleza es tan susceptible a la opinión, que a la hora de la hora, la ÚNICA opinión que tiene derecho a emitir juicio sobre ti eres TÚ. Lo demás...

Honey, it’s all about the attitude!