Corazón En Fuga

ad93585ff4844c441251476d816bcfb6.jpg

“…por dentro su espíritu domesticado despertó y la hizo correr lejos de ese lugar.  Aún con el miedo hasta los huesos,  huyó sin mirar atrás y fue libre”.

LIBERTAD: condición que tiene el ser humano de obrar de tal o cual forma sin ningún tipo de impedimento.

Pero ¿qué pasa cuando ese impedimento que corta nuestra libertad, somos nosotras mismas?

En los años sesentas el Psicólogo experimental Dr. Martin Seligman llevó a cabo un estudio en donde logró analizar el instinto de fuga  en éste caso en perros y compararlo con el comportamiento humano.  El mismo consistió en colocar al perro dentro de una jaula y sobre su cuerpo ubicar cables que darían una pequeña descarga eléctrica si el perro pisaba el lado derecho de la jaula.  Éste aprendió rápidamente a permanecer del lado izquierdo sin embargo al pasar los minutos se fueron dando pequeñas descargas al azar,  de modo que el perro confundido y aterrorizado permaneció inmóvil en el mismo lugar.  Seguido de esto se abrió la puerta de la  jaula esperando que el perro decidiera huir  sin embargo no ocurrió así.   El perro se había dado por vencido.

Conclusión del experimento: Normalización  a la violencia y la impotencia aprendida.

Cuando nuestro espíritu de mujer se ve sometido a tantos estereotipos, presión social, violencia, desvalorización,  aprendemos a “normalizar lo anormal”  y vamos perdiendo todo en lo que nuestro corazón cree y desea,  quedándonos inmóviles  dejando pasar la oportunidad de fuga.

Nuestra naturaleza femenina guarda en su esencia la fuerza para primero reconocer cuáles son las jaulas que nos mantienen encerradas,  luego esa misma fuerza será la que abra la puerta y en ese instante… aún con el miedo hasta los huesos… despertará en nosotras el deseo de huir, de correr hacia la libertad de ser una emprendedora,  de ser madre, de viajar y conocer el mundo, de poner punto final a relaciones tóxicas,  de aceptar y valorar nuestro cuerpo así como es.   

Corramos hacia la libertad de amarnos y valorarnos de tal forma que no existan jaulas que nos detengan. Que nunca encierren nuestro espíritu ancestral de mujer.

 #YoSoyREBELLE