¿Estás Desmotivada Y No Te Prende Ni Luis Miguel En La Playa?

IMG_2581.JPG

Fluir: estado mental cuando estas inmerso completamente, con energía, enfoque y gozo, en una actividad.

¿Sería genial o no?... existir de esta manera todo el tiempo feliz y súper eficiente en todo lo que tenemos que hacer.

Hace poco me preguntaron que cómo hacía para motivarme. Para mi la motivación es más una práctica que un sentimiento.

A tu carro le tienes que echar gasolina todos los días para que camine (o asegurarte que tiene gasolina) o te quedas frenado, esto es el equivalente a la energía que tenemos todos los días. Pero aún cuando llenamos el tanque - hacemos ejercicio, comemos bien y dormimos 8hrs- aun así, hay veces que nos quedamos frenados, sin razón…Yo llevaba mucho tiempo de no escribir, y si soy honesta...era porque no tenía la motivación.

Hoy en día parece que cada día nuestra máquina tiene que sobre-esforzarse con tanto que queremos lograr hacer y ser, y buscamos más energía y ya no podemos, nos quemamos, y en este ritmo se nos hace imposible fluir…

Por otro lado, nuestras máquinas son diferentes, hay algunos que necesitamos diésel, otros súper o regular. Nos motivan cosas diferentes. Pero para mi lo más esencial para auto-motivarme es ACTUAR, no hay nada que me motive más que lograr hacer lo que me propongo y estar ocupada.

¿Pero qué hace uno para actuar, en primer lugar,si uno simplemente no está motivado…?

Les puedo enumerar ciertas prácticas o insights que con el tiempo he descubierto de la motivación humana.

1. Rodearte de Personas Motivadas

Es verdad que como individuos tenemos que salir adelante, pero escuchar a tus mentores o personas que admiras, hablar de sus metas puede ayudar como inspiración. No en plan para frustrarse que el otro es mejor que tú, pero con tus ventajas competitivas agarrar esa inspiración y ACTUAR.

2. Ponernos Metas

Siempre hablamos de las metas S.M.A.R.T pues, así como en el trabajo necesitamos ponernos objetivos específicos, medibles, accionables, realistas y con un tiempo definido....o realísticamente, no lo vamos a hacer. No es lo mismo decir: algún día voy a ser cantante, a:  quiero ser cantante por lo tanto voy a tomar clases de canto todos los lunes a las 8am antes del trabajo para en un año poder cantar X canción en el tono de voz de Shakira.

3. Enfócate en motivarte a la mitad 

Está comprobado que a la hora de desarrollar algún proyecto nos desinflamos justo a la mitad de la tarea, no es al comienzo ni al final la motivación, es más probable que caigas a la mitad. Entonces la recomendación es plasmarle una meta a la meta.  Si lo tenías planeado para el final de la semana, te pones otra meta en medio de la semana para no caer en este barranco a la mitad.

4. Echarte porras por lo que ya hiciste

Dependiendo de dónde vamos en el proceso de lo que tenemos que hacer, podemos jugar (esto lo hago siempre) y mirar atrás a lo que ya hemos logrado o motivarnos con lo que nos falta, de los 10 trabajos que tenia que corregir, ¡¡¡¡ya hice 2 o solo me faltan 2!!!!

5. No todo lo que tenemos que hacer nos gusta.

Eso es normal. Lo ideal sería tener un trabajo en el que todos los días estemos motivados, en un ambiente increíble. Pero, aunque lo sabemos, no todos lo tenemos, así que lo ideal es buscar esos elementos del trabajo que sí te emocionan y enfocarte en eso. Encontrar en lo que eres bueno y mostrarlo con mas frecuencia en el trabajo.  También lo que no te gusta lo puedes mezclar con cosas que si te gustan. Por ejemplo, si te toca hacer un Excel súper aburrido te pones música que te gusta escuchar para hacerlo.

6. La zanahoria o el palo

En la psicología sabemos que cómo humanos a todos nos motivan los premios y evitamos los castigos. Pero al igual que las metas, tenemos que plasmarlo de una forma en la que logremos hacer las cosas bien y no sólo hacerlas para recibir premio o evitar el castigo. Por ejemplo, me voy a dar un masaje si logro obtener que mis clientes regresen cada semana a comprar algo de mi tienda durante 1 mes. Esto puede ser más motivante, a que, si sólo te enfocas en llegar a tantas ventas y no tomas en cuenta el servicio que le estas brindando a tus clientes, la satisfacción no será la misma.

7. Dar consejos, da confianza

Hace poco en una charla una amiga mencionó que para sentirse motivada en una reunión que tenía con hombres mayores lo que hacía era que les daba consejos, y me pareció genial, porque en vez de esperar que te digan qué hacer o cómo motivarte, dar tips e influir en otros te da la confianza para seguir adelante.

En resumen, podemos usar estas acciones fáciles para motivarnos:

  1. Utilizar nuestra motivación interna y no compararnos.
  2. Ponernos objetivos e incentivos cuidadosamente.
  3. Jugar con nuestro aburrimiento para lograr nuestras metas.
  4. Utilizar a nuestro entorno como factor para motivarnos e influir en otros.

Y el mejor consejo de todos es seguir los tuyos… porque el compararnos y ponernos presión de lo que debemos hacer, nos va abloquear.

¡Agarremos confianza y seamos un ejemplo de motivación para las demás!