Mis Figuras Inspiradoras

Image Source  ThisIsn’tHappiness

Desde muy pequeña, mi sueño era poder lograr que todas las personas hicieran realidad sus sueños. Soñaba con crear una máquina a través de la cual, una persona entrara y pasara por un proceso, hasta salir realizada por haber descubierto su propósito y haber cumplido su mayor anhelo.

Empecé estudiando y trabajando en el mundo de Recursos Humanos, en ese momento mi primera meta fue querer crear espacios y condiciones laborales, que facilitaran las tareas diarias de los colaboradores. Unos años después me dediqué a estudiar y trabajar en el área de Relaciones Internacionales y Comercio Exterior, lo cual me pareció fascinante. Pero aun no creía haber alcanzado mi máximo objetivo. Después de varios años de vivir en diferentes países, regresé a Guatemala con una nueva perspectiva. Sin saber lo que Dios tenía preparado para mi.

Fue por una crisis financiera en el año 2014, que me involucré en el ecosistema emprendedor chapín. Empecé organizando un evento global de emprendimiento en mi ciudad, lo cual me hizo apasionarme más aun por las personas y descubrí el maravilloso mundo del emprendimiento. A raíz de ello tuve la oportunidad de trabajar en diferentes ramas del mundo emprendedor, desde el sector educativo, corporativo y tambien desarrollando un nuevo modelo de negocio.

En el año 2016, durante los meses de julio y agosto del año 2016, la embajada de Israel a través del proyecto de MASHAV, me dio la oportunidad de especializarme en el tema: “Desarrollo de microemprendimientos sostenibles para el empoderamiento de la mujer rural o en áreas de vulnerabilidad”. Sin saber lo maravilloso que estaba por venir. Renuncié en junio del 2017 para escribir mi libro y cuatro meses después, sin saberlo Dios me llevo a una Asociación de mujeres llamada Arauna.

Arauna” es un proyecto que busca la transformación de mujeres en áreas vulnerables de la ciudad, nuestro mayor foco son mujeres del relleno sanitario de la zona 3, pero la pasión de todas las que servimos es poder transmitir el amor de Dios a estas mujeres con el objetivo de mejorar la calidad de vida de ellas y de sus familias.

El proyecto nació en agosto de 2012, con un grupo pequeño de mujeres con una visión definida, pero fue hasta en marzo de 2013 con el apoyo de la Dra. Lucrecia de Hernández que decidió trabajar con mujeres que trabajan como guajeras en el basurero municipal de la ciudad de Guatemala.

Hoy la visión del proyecto es, promover la restauración espiritual, emocional, intelectual y material de mujeres que han sufrido de abuso y violencia en sus diferentes formas, capacitándolas para recuperarse personalmente y así brindarles un mejor futuro a sus hijos y familia.

¿Por qué me apasionó trabajar con mujeres?, porque tanto yo, como todas las mujeres que servimos en Arauna, estamos convencidas que para que nuestra sociedad cambie debemos empezar por transformar la vida de las madres y sus familias.

Por todo lo anterior en Arauna hemos desarrollado un programa de dos años, diseñado para que mujeres que trabajan como guajiras en los basureros, reciban una capacitación integral .

Durante este tiempo se les alfabetiza, se les enseñan principios y valores morales, tenemos una escuela para madres, donde se enseñan técnicas con las manos para que al terminar su capacitación, ellas puedan ganarse la vida de una manera diferente y más seguras, aprendiendo un oficio.

En este momento, estamos luchando por alcanzar dos objetivos: capacitar a las mujeres para que lleguen a ser mujeres productivas y por ende mejorar la calidad de vida de ellas y sus familias. Y pasar de ser un proyecto de ayuda social a ser una organización auto-sostenible y escalable.

Después de varios intentos y modelaje de productos, para que las mujeres de Arauna produjeran, finalmente llegamos a un producto final, el cual es un articulo de diseño. Deseando que nuestros productos puedan competir en cualquier mercado, nos trazamos la meta de poder ser un producto de alta calidad y que tuviese una propuesta de valor significativo.

Fue a raiz de ello que, se creó una alianza con la diseñadora Isabella Springmuhl y fue gracias a Isabella y al apoyo de su mamá, Isabel Tejada de Springmuhl, que las beneficiarias de Arauna recibieron varios talleres para aprender a coser y elaborar el producto final, el cual son cojines de diseño, hechos a mano, con retazos de tela típica y detalles exóticos.

Hoy en día hemos logrado elaborar las primeras muestras de sets de cojínes los cuáles son nuestros productos estrella en Aruana. Debido a que la elaboración del cojín conlleva varias horas de elaboración, decidimos hace una búsqueda de un producto que pudiésemos elaborar paralelo a los cojínes con el ánimo de empezar a vender y hacer desde ya la operación rentable.

Cada uno de nuestros productos conlleva una historia detrás de su elaboración y este hecho por una mujer del relleno sanitario de la zona 3, quien está creando, emprendiendo y aprendiendo día a día, bajo el sueño de llegar a mejorar su calidad de vida y la de sus familias. Las mujeres de Arauna son un ejemplo de lucha, fortaleza, perseverancia y sobre todo son el fruto de la fe y el amor de Dios.

Descubrí que el amor va mas allá de lo que podemos imaginar, que Dios nos sorprende de maneras sobrenaturales y hoy puedo decir que mis mayores “Inspiring Figures” o figuras inspiradoras son mujeres extraordinarias como Isabella, cada una de las mujeres que sirven en Arauna y a las mujeres que servimos en Arauna.

page00342.jpg
page00352.jpg