Las Mujeres Somos Capaces De Generar Oportunidades

podemos matrix2.jpg

La periodista estadounidense Soledad O` Brien dice que “Creer en tus talentos, en tus habilidades y en tu valor propio puede empoderarte para caminar en un camino aún más brillante”.

En mi caso, este camino comenzó hace dos años cuando decidí emprender mi empresa Agape Foods. 

Ser mujer, joven y emprendedora es un reto a todo nivel.

La decisión de seguir construyendo mi carrera profesional en una empresa con la seguridad de un salario o tomar el riesgo de lanzarme a los mares del emprendimiento ha sido una decisión que ha traído cambios positivos, no sólo a mi forma de pensar y a mi vida personal, sino a las personas con quienes trabajo. Esto ha sido lo que me ha fortalecido para atravesar los retos del emprendimiento.  

Saber que estamos generando oportunidades de trabajo para mujeres jóvenes que están pasando situaciones difíciles y se esfuerzan cada día por llevar sustento a su hogar.

En Agape Foods nos hemos enfocado en generar un ambiente solidario dedicado a mujeres jóvenes guatemaltecas, quienes muchas veces son marginadas en el ámbito laboral. En Guatemala el desempleo para las mujeres es 4,6% y para los hombres 2,4%.

Actualmente producimos salsas y aderezos para restaurantes, pero la visión de este emprendimiento va mucho más allá de esto, creo que un negocio no solamente puede afectar a la sociedad generando empleos sino puede tener un mayor impacto social.

Por esta razón estamos trabajando en desarrollar un emprendimiento social a través de una marca de salsas picantes con producción limpia que genere el sostén económico para programas de alimentación y nutrición.

Creo en generar productos alimentarios que generen el alimento que muchos niños y madres no tienen acceso el día de hoy. La desnutrición es uno de los problemas que más ha afectado a la niñez guatemalteca en los últimos años. Cada año existen más programas que abordan la desnutrición infantil pero las estadísticas solamente siguen incrementando.

Como emprendedora, es mi deber aportar desde mi influencia y recursos a nuestra sociedad.

¿Y mi inspiración de dónde vino?

Pues de una emprendedora creativa. Jacquie Berglund tuvo la visión de convertir cerveza en comida. La cerveza Finnegans dedica el 100% de sus utilidades a alimentar a personas que no tienen acceso a alimentos en Minneapolis. Creo que en Guatemala emprendimientos de este tipo podrían marcar una diferencia.  

Creo firmemente en el emprendimiento femenino. Creo que mientras más mujeres tomemos el reto, podremos ser luz a mujeres de nuevas generaciones e impactar a nuestra sociedad.