Soy Gorda!

Image Source ilustración de Mesh Studio, imagen por Majo Enriquez

Image Source ilustración de Mesh Studio, imagen por Majo Enriquez

“No, Maggie... ¿cómo vas a creer?” “Pero si tú tan linda.” “Noooo hombre, tu cuerpo cambió porque tuviste bebés.” “Ala no... tu solo siempre has sido grandota.”

Pero yo quiero saber quién les dijo que a mi me molesta el adjetivo gorda.

Image Source Mesh Studio

Image Source Mesh Studio

Es lo mismo que decir flaca, alta, baja, sonriente, canche, colocha, etc. Es eso. Solo un adjetivo. Se ha convertido en un estigma tan grande que ser gordo y decirlo en recio es un gran “No-No”. Pero no debiera ser así. Somos lo que somos y eso está perfecto. Mi talla no mide quién soy, cómo me siento, ni que puedo o no ponerme.

¿Te doy pena? Pues qué pena me da por tí. Talvez deberías chequearte frente al espejo y reconocer y amar tu cuerpo antes de juzgar al mío. ¿No crees? ¿Yo? Yo me veo en el espejo y me siento... ¡una diva!

Mientras que es cierto que, en años recientes, se ha comenzado a ver modelos “plus size” ya formar parte de las pasarelas más importantes del mundo de la moda, aún existe una barrera mental de la sociedad en no ver la “belleza” en todas las tallas. Pero, seamos honestas. ¿Quién te puede decir qué ponerte y qué no? Lo más importante es lo que ves tú en el espejo. Ámate. Eres linda. Eres perfecta. Tienes el don de la vida. Tienes el don de amarte. Tienes el don de consentir tu cuerpo.

Además, te cuento un secreto no tan secreto... el ser ultra delgada no quiere decir que sea el equivalente a una salud integral. Y el que yo tenga mis libras de más no quiere decir que no sea una persona saludable. Conste que no es una regla general. Habemos de todas las formas y tamaños y estamos perfectamente saludables.

Ahora bien, no estoy diciendo que todos los días me veo frente al espejo y digo “Wow, Maggie... ¡eres un 100!”. No. Soy persona. Tengo sentimientos y buenos días y no tan buenos días como cualquiera.

Image Source  @lyona_ivanova

Image Source @lyona_ivanova

Pero quien me conoce sabe que me divierto con la ropa. Que he tenido un proceso largo de aceptación a amarme como soy. Que soy una guerrera del “self-love” y que quiero que todos y todas sepan que son PERFECTOS.

Una sonrisa jamás ha peleado con nadie. Tampoco el sonreírte a ti misma. Saca tu diva interior y cómete el mundo. Porque, ¿sabes qué? Tu talla no tiene nada que ver con lo maravillosa persona que eres.

Y como siempre le contesto a varios: “Honey, it’s all about the attitude!”

Por Maggie Villela