La Moda Se Está Poniendo “Fea”

                 Un Cambio de Estética

Collage por Majo Enriquez

Collage por Majo Enriquez

Si hay algo cierto, y a pesar de lo superficial que pueda parecer, la moda es el reflejo de la sociedad, incluso de lo que necesita y lo que le sobra. Basta con ver las pasarelas de cada temporada para entender desde otro punto de vista lo que está pasando en el mundo.

Desde política, feminismo, igualdad racial, todo se aborda en las pasarelas. Sin embargo hay temas mucho más abstractos en el sentido estético que han ido evolucionando y casi sin darnos cuenta, hemos ido pidiendo. La belleza cada vez es más vista como algo subjetivo y no necesariamente ceñida a un patrón. El concepto de belleza que conocemos ha ido migrando a encontrar la rareza y a presumir y sacar el mejor provecho de ella. Las caras perfectas de Kendall Jenner y de Gigi Hadid se han visto muchas veces desplazadas por caras extrañas y andróginas como la de Molly Bair o en su efecto, cualquier modelo de Gucci.

Desde el punto de vista del vestuario, hay una estética reciente que propone que la silueta de la mujer desaparezca y se convierta casi en un ser andrógino que anda arrastrando sus mangas y las botas de su pantalón (y nos encanta!). Por otro lado, marcas como Vetements o Balenciaga proponen en sus pasarelas piezas que se alejan cada vez más del glamour y de la feminidad que hasta ahora siempre ha estado presente en la moda. Casi como si fuera una broma presentan zapatillas deportivas de abuelo, sandalias con calcetas deportivas e incluso ropa de trabajo que está literalmente aplicada, como si se tratase de una persona de limpieza de carros. Una de las grandes tendencias de esta temporada y de las próximas, es todo lo oversized. Piezas que esconden a toda costa la silueta femenina y que la envuelven en una atmósfera enigmática que llega a ser sexy sin imaginárnoslo. Grandes nombres como Celine, Vetements, o inclusoTibi, se han ido convirtiendo en marcas de culto que proponen un look completamente diferente, alejado de estereotipos, masculinizando a la mujer, o por lo menos dejándola sin género, para que ella decida lo que quiera ser.

IMG_7703.JPG
IMG_7704.JPG

Quizá nos estamos cansando de ver siempre lo mismo y de recurrir a seres perfectos que se alejan cada vez más de la realidad. Estamos cambiando nuestra perspectiva de belleza. Creo que el mundo en general está atravesando por un detox, o por lo menos un intento consciente de ser más reales, más iguales y sobre todo más incluyentes. Creemos ciertamente que este movimiento tiene que ver sin duda con un comportamiento cultural que está cada vez más latente en todas las personas. En la moda siempre han habido propuestas rebeldes y salidas del patrón pero lo cierto es que nunca antes esas propuestas habían sido tan radicales como hasta ahora. 

Por Ana Cruz