Slow Fashion Y Cómo No Ser Víctima De La Moda (Sin Morir En El Intento)

Collage por Majo Enriquez

Collage por Majo Enriquez

Cuántas shopaholicas allá afuera? Cuántas como yo hemos gastado miles en ropa, zapatos, joyas, accesorios, pañuelos, broches, medias… quiénes como yo quieren que su vida sea la pasarela de Celine, o bueno, en un caso más real, el lookbook de Zara?

No quiero ni imaginar el monto de dinero si hiciera un recuento de lo que he comprado en toda mi vida. Me da pavor! Muchas veces entro a mi closet y me siento excesiva. Y eso que tengo otro closet de la casa destinado a las prendas que no uso muy a menudo. 

Doy pena…

A veces cuando estoy viendo tiendas online, hago una compra imaginaria. Empiezo a meter cosas en el carrito de compras. Elijo mis tallas, los colores y hago la mezcla perfecta de ropa, con accesorios y zapatos. Y eso me da paz mental…. Le tomo un pantallazo a la lista del carrito y la guardo ahí… para revisarla cada que puedo e imaginarme que me compré eso de verdad.  Esa soy yo, una shopaholica, ahora en recuperación.

Estoy aprendiendo a desprenderme, a comprar sabiamente y hacer inversiones en cosas que perduren en el tiempo, piezas de calidad y cosas que pueda usar en diez años y sigan vigentes. A hacer mis propias combinaciones con lo que tengo. Hay algo liberador en el hecho de no tener tantas cosas. 

Ser víctima de la moda no es fácil y yo he pasado por eso. Es muy estresante tener que estar todo el tiempo actualizado y mantenerse a la última, es cada vez más complicado teniendo en cuenta que las marcas ya lanzan más de 8 colecciones al año. Estoy tratando de cambiar mi concepto de la moda, dejar de verlo como cosas bonitas que se ven cool y pensarlo más como una forma de arte o expresión por el medio del cual demuestro quién soy. Estoy haciendo un gran esfuerzopor encontrar mi estilo y lo que me sienta bien, en lugar de querer ponerme todo lo que a las marcas se les antoja poner de moda. Estoy entrando en una mentalidad de slow fashion.

El término slow fashion, va mucho más allá de lo que nos imaginamos. Hace referencia a una filosofía de consumo responsable de ropa. Comprar prendas de comercio justo, con una mayor calidad y exclusividad. El movimiento mentaliza sobre el impacto de las prendas de vestir en el medio ambiente, el agotamiento de recursos y el impacto de la industria textil en la sociedad.

Estoy optando por más piezas de diseñador, también he ido a ventas de ropa usada o “vintage” donde he conseguido pocas piezas pero maravillosas que me han llenado de orgullo y de satisfacción

Mis últimas compras: un blazer de cuadros de abuelito, una camisa roja 100% seda, una Balenciaga amarilla. 

Trato de no deslumbrarme con las mega tendencias y trato de hacer mis propias versiones de algo que está super de moda. Cada vez me alejo más de ser una víctima de la moda. Estoy en mi intento…

Estas son algunas de las cosas que me han funcionado para comprar sólo lo necesario. Les dejo estos tips y espero les sirva para aplicarlos y dejar un poco el consumismo, por lo menos con pequeños detalles:

  1. Hago listas: Tengo en mi celular una lista de deseos para primavera-verano y otra de otoño-invierno. Si paso por una tienda y veo algo que me encanta pienso: ¿eso está en mi lista? si no está, lo dejo pasar.
  2. Cuando estoy online, uso la opción del wishlist: Así dejo lo que quiero en espera, mientras medito con cabeza fría si realmente lo quiero, si lo voy a usar lo suficiente y si vale la pena.
  3. He ido aprendiendo a identificar mi estilo y rechazar las cosas que por muy bonitas que sean, no van con mi filosofía, con mi cuerpo o con mi estilo de vida. Quien dijo bailarinas de Miu Miu?? Me muero por ellas pero no gritan YO, entonces, NO!
  4. Cuando voy a Zara y quiero comprar 1/3 de la tienda, respiro y hago una lista de lo que en mi mundo ideal me compraría. Me voy a la casa, lo pienso y empiezo a descartar de la lista con cabeza fría.
  5. Pienso si esa pieza que me gusta y que quiero la puedo conseguir fácilmente en una tienda de ropa vintage (hey! en la moda todo vuelve!).
  6. Voy de compras y me imagino esa pieza en unos meses en la zona de rebajas. La vería igual de atractiva?

Comprar slow fashion y dejar el consumismo es un proceso que se inicia con pequeños cambios. Puede que jamás logremos aplicarlo al 100% pero con pequeños detalles podemos aportar algo a la humanidad.

¿Creen que el mundo pueda entrar en un estado de conciencia respecto al consumismo y aplique el slow fashion? Comenten abajo.

Por Ana Cruz