El Problema Con El Feminismo

Image Source: Instagram, Luis Cornejo Art

Image Source: Instagram, Luis Cornejo Art

e9ee61f269aead480e46ecbaa0cd233b.jpg

“Yo creo en la igualdad de género, pero el problema con el feminismo es…” (justo aquí se me va el interés).

He escuchado esta frase demasiadas veces, de hombres y mujeres. Lo que usualmente sigue es un listado que no tiene mucho que ver con la idea del feminismo, si no con el extremismo de un grupo selecto. Según estas personas la palabra “feminista” es lo mismo que decir “feminazis” y/o el equivalente del machismo en los hombres (si, rebelles, he escuchado esa defensa más de una vez). Perooo, el problema no es solo de las personas que no entienden el término, si no de las que lo promueven con acciones drásticas; gritándole a los cuatro vientos la superioridad de las mujeres sobre los hombres (insert rollin´ eyes emoji here).

Aunque el feminismo como término surgió en 1852, no empezó a hacer aplicado hasta finales del siglo 19. En Europa y América del Norte miles de mujeres empezaron a marchar y protestar para poder votar, tener custodia de sus hijos después de un divorcio, poder se dueñas de terrenos, etc. Estas mujeres protestaron con convicción y gracia, y redefinieron lo que era ser mujer.

La segunda “ola” de feminismo surgió a mediados del siglo 20, cuando una nueva generación de mujeres empezó a luchar contra la discriminación y abuso de las mujeres en general. Fue aquí en donde el término se volvió más global, ya que trataba de temas más abiertos (no solo era una lucha contra la injusticia legal, era una lucha contra la injusticia punto). Fue en esta época en donde se logró generar conciencia sobre la discriminación de género, y que (al fin) se volviera ilegal la violación matrimonial.

En los años 1990´s surgió la tercera etapa del feminismo, la que llegó a cambiar el término. Las feministas de esta etapa protestaban contra los roles de género y lograron redefinir la sexualidad de la mujer como un ser humano versus un objeto. Hasta ahora íbamos bien, logrando romper barreras poco a poco, pero las feministas de esta época querían más. Empezaron a dictar superioridad sobre los hombres, a degradar a las mujeres que elegían roles estereotípicamente femeninos, y a culpar demasiados problemas sociales en el patriarcado.

Fue por el extremismo de la tercera etapa del feminismo que, años después, se creo el post-feminismo. Estas post-feministas creen en la igualdad de género, pero no aprueban de métodos extremistas o la superioridad de un sexo sobre el otro.

Y así llegamos al 2017, en donde hay feministas, feminazis, y post-feministas, todas promoviendo su propia narrativa. Si, el término “feminista” ahora tiene varias definiciones y connotaciones, pero no nos olvidemos de la esencia de la palabra.

Men and women are not the same, yet we are all equal.

Por Cristina Rozas-Botrán