Lo Mío Es Sentirme Bien Y Punto!

sentirmebien.jpg

¿Cómo le hacen para estar felices, y todavía más, para ser felices?

¿En serio, hay quienes viven con “júbilo”?...bueno y ¿quién utiliza ese término ahora en día?


- Lo mío es sentirme bien y punto!

A todos nos ha pasado que llegamos a un punto en el que el día a día no es más que un rebobinar cinta y ver nuevamente del día anterior. Y no me refiero a que comamos en el mismo lugar, hablemos del mismo tema o nos pongamos la misma ropa; no!... hablo de esas estaciones en las que todos los días nos sentimos igual.

¿Te ha pasado? Que sentís que estás en una búsqueda insaciable de algo: que no es el hobbie, ni el nuevo proyecto, ni esa date. Es algo más…

Parece que hay días en los que sonreír conlleva un esfuerzo extra. Pero, entonces, nos topamos con que hay quienes sí viven alegres – siempre!. Y viven su sueño. No tienen vidas perfectas, pero se ven relajados con el simple hecho de vivirse a sí mismos.

Y volvemos al principio: ¿cómo le hacen?

Quiero decirte que estas personas han tomado una decisión más profunda que sólo querer sentirse bien. Porque un chocolate, una conversación interesante y una buena peli te quitan cualquier malestar.

Pero vivir con alegría, va más allá.

Por eso, desde esta sólida decisión del júbilo, quiero invitarte a ser parte de un estilo de vida en el que somos cónsules de la alegría.

Quienes hemos decidido vivir con una felicidad que se percibe fácilmente, por lo general tenemos ciertos hábitos en común como:

  1. Agradecemos las cosas mínimas. Desde el aire que respiramos, hasta la servilleta extra que nos alcanzó el mesero. Lo agradecemos todo con el corazón.

  2. Empezamos el día con una lectura o audio que nutren.

  3. Apreciamos el alma de los demás. Entendemos que todos tenemos miedos y una lucha constante por crecer; nos reconocemos en los demás y aprendemos a querer esas almas, aun cuando son extrañas.

  4. Ayudamos y damos la milla extra cuando de servir se trata.

  5. Cultivamos nuestros talentos.

Con estos cinco pasos que comiences por practicar, tu vida va a dar un giro radical.

¡Confía en la fuerza del bien! El bien construye y se encarga mejor que nadie, de que todas las piezas se acomoden en su lugar.

Por Mónica Véliz