La Vida Nómada De Una Pareja REBELLE

Image Source: The Bali Bible hebalibible.com

Image Source: The Bali Bible hebalibible.com

Son las 10 de la mañana, jueves 16 de nov, y estamos disfrutando de un café con una bella vista a la playa de Sanur, Bali mientras trabajamos.

¡Esta ha sido la mejor decisión de nuestra vida!, nos decimos uno al otro con una gran sonrisa, sin aún poder creerlo.

Bali es la primer parada en nuestra nueva vida nómada-digital.

Hace casi 3 meses entregamos nuestro apartamento, vendimos todos nuestros muebles, regalamos ropa que ya no usábamos y guardamos solo un par de cajas en la casa de nuestros papas.

Ahora, todo lo que tenemos para conocer Asia y Oceanía durante un año, está dentro de dos mochilas de 55 litros.

Una vez decidimos que era momento de hacer oficial nuestro plan, todos se quedaron con la boca abierta. El apoyo fue increíble! "Es el mejor plan de la historia", "Ojalá lo hubiera hecho a su edad", "¡Qué atrevidos!", "¡Qué daría por irme con ustedes!"

Por supuesto no queda por fuera los comentarios no tan positivos o de susto como "¿Están locos? " "¿Qué? ¿Son millonarios o qué?” -Ojalá, ya quisiéramos- "¿Están seguros? Y qué pasa con tu carrera y tu futuro".

¡Estábamos 100% seguros!

No fue una decisión que tomamos una mañana, fue algo que surgió hace casi 4 años.

Todo empezó un día en el que me puse a llorar de la frustración, había tenido una semana muy dura en el trabajo y ya no podía más. Le dije a mi novio (ahora mi esposo): "Tengo todo lo que siempre he querido, pero aún así siento que algo falta, pero no sé qué es"

Decidí que tenía que encontrar una respuesta inicial, por lo que pedí un día de vacación y me dediqué todo el día a hacer ejercicios para definir mi visión personal, mis objetivos y mi bucketlist. Fue allí cuando me di cuenta que tenía una gran pasión por viajar y las aventuras. Esta había sido la razón principal por la que me había unido a una empresa multinacional; quería moverme por el mundo y conocer diferentes culturas.

En ese momento me di cuenta que si me quedaba en la empresa, podría tener la oportunidad de moverme a otros países pero eso sería cada 4 años, con suerte, y viendo que no nos hacemos más jóvenes cada año, ¿para qué íbamos a esperar tanto tiempo?

Por lo que decidimos que lo mejor para poder seguir nuestro sueño de viajar, aprender de las culturas e identificar oportunidades de negocios en el mundo, era volvernos nómadas.

Sabíamos que no iba a ser algo fácil, pero tampoco imposible.

Hoy llevamos 4 meses desde que yo renuncié a mi trabajo, vendimos todo en México, regresamos a Guatemala a ver a nuestra familia, empacamos nuestras mochilas y compramos un one-way ticket a Bali. Ahora, llevamos 2 semanas disfrutando de cocos en la playa y cafés deliciosos mientras trabajamos.

Claro, aún no puedo decir que ya tengo todo mi futuro definido, pero en realidad, nunca va a estarlo.

He llegado a entender que la vida es una experiencia y no hay nada escrito, uno es quien debe decidir cómo quiere que sea.
 

Algunos aprendizajes que hemos tenido, que me gustaría compartir, son:

  • Debemos salir de nuestra zona de confort, para aprender más de uno mismo y de lo que uno es capaz de lograr.

  • Todos los días son importantes; hay que recordar que sólo tenemos una vida y no podremos recuperar los días que ya pasaron.

  • NADIE debe decirnos qué es lo que uno puede y no puede hacer, nosotros somos el capitán de nuestro propio barco y el capitán decide hacia dónde quiere llegar y cómo lo hará.

  • No hay un camino fácil que valga la pena tomar. Si es fácil, entonces no estás haciendo tu mejor esfuerzo.

  • Es necesario definir qué nos hace feliz. La vida no se mide por la cantidad de ceros en la cuenta bancaria. ¿De qué sirve tener muchísimo dinero si no sabemos qué haremos con él? Con una definición clara de lo que nos hace feliz, podremos enfocarnos en los momentos y experiencias que importan.

  • Hay que dejar de dudar de uno mismo. El miedo a fallar o a equivocarse nos limitan a explorar y a aprender. ¡Nadie es perfecto!

Ahora te pregunto, ¿tienes un gran deseo de hacer algo, pero aún no lo has hecho por una u otra razón?

No lo pienses más, HAZLO.

No quieres llegar al final de tu vida teniendo un “cómo hubiera sido mi vida si…”

Mejor pruébalo y luego podrás decir “lo intenté y no era lo que esperaba, estoy mucho mejor ahora” o “lo intenté y fue la mejor decisión”.
 

¡Te deseo una vida llena de felicidad!

Si deseas seguir nuestras aventuras, buscanos en Instagram como aworthwhilestory y lee nuestro blog www.aworthwhilestory.com.

Por Caro Escobar @aworthwhilestory