"Culpa" Es El Segundo Nombre De Toda Mujer

La ex Secretaria de Estado de EE.UU. Madeleine Albright habla sin rodeos sobre política y diplomacia planteando que las cuestiones de género merecen un lugar en el centro de la política exterior. Lejos de ser un tema "menor", dice, los temas de género a menudo son los más duros ya que tratan directamente con la vida y la muerte. Una entrevista franca y divertida con Pat Mitchell, desde el Centro Paley.

"Tenemos por costumbre hacernos sentir culpables mutuamente. De hecho, creo que "Culpa" es el segundo nombre de toda mujer. Entonces creo que nos tenemos que ayudar unas a otras. Y mi lema es que existe un lugar reservado en el infierno para las mujeres que no se ayudan mutuamente." - Madeleine Albright

Escucho decir esto a Madeleine Albright, la ex Secretaria de Estado de EE.UU. y me resuena enormemente. Creo firmemente que a las mujeres se nos ha motivado a considerarnos, percibirnos y mantenernos como una fuerza fragmentada, ya que de darnos cuenta del poder que podemos tener como colectivo, el mundo dejaría de estar regido por la fuerza masculina y el sistema tal como lo conocemos se desmoronaría y nos veríamos forzados a crear un nuevo sistema, un sistema balanceado, un sistema basado en la empatía, un sistema tolerante, un sistema mucho más creativo.

Esto no significa que de florecer un nuevo sistema político, económico y social a raíz de que las mujeres nos uniéramos, éste debería estar planteado para que el 100% de su gobernanza lo realizaran mujeres ni que se rigiera por la fuerza femenina en su totalidad.

"Cuando hay mas mujeres, el tono de la conversación y los objetivos cambian. Pero eso no significa que el mundo entero estaría mucho mejor si en su totalidad estuviera gobernado por mujeres. Si piensan eso se están olvidando de la secundaria." - Madeleine Albright

El valor de que existamos mujeres y hombres con energía femenina y masculina balanceándolas en medio de este playground humano, es para que por medio de nuestra propia experiencia interna (balanceando dichas energías), generemos insights para extrapolarlos hacia quienes nos rodean para ser empáticos y tolerantes. Entendiendo que el debate del balance lo llevamos todos.

Por Majo Enriquez