Nada Pasa Porque Sí

Image Source Olivia Locher, olivialocher.com

Image Source Olivia Locher, olivialocher.com

En este mundo de constantes cambios, pruebas, retos, incertidumbre, es fácil cuestionarnos si en verdad existe un plan para nosotros, si un Dios nos maneja como marionetas o si nosotros forjamos nuestro propio camino. Con tanta distracción es fácil caer en el espiral emocional y cada vez que nos caemos, es muy probable que nos preguntemos “¿Por qué me pasa mí?” “¿Qué hice yo para merecerme esto?”

...Pero luego nos levantamos! (si tenemos suerte…rápido!), y no pasa nada por un tiempo y luego… !de todo te pasa en una semana! 

Es bastante fácil también, caer una y otra y otra y otra….y otra vez en situaciones similares. Cómo si fuera una prueba que tenemos que superar, cómo si nosotras mismas nos empujamos a esa situación para aprender, para superarla, para evolucionar.

Aunque eventos circunstanciales aleatorios pueden desviarnos de nuestros caminos, no nos olvidemos que son nuestras acciones y actitudes las que determinaran si llegamos a nuestro destino, a nuestra evolución.

Así que de cierto modo, aunque desconozcamos lo que sucederá en el futuro, lo cierto es que podemos prepararnos mejor para ello al aceptar este simple hechoel único constante es el cambio.

Aunque no sabemos lo que nos va pasar y no controlamos estos cambios, es importante creer que hay una razón más allá de por qué estos pasan. Yo soy fiel creyente que las cosas no pasan porque sí... creo que sí hay una razón más allá de nuestro conocimiento, son pruebas continúas que nos harán crecer... o no, nosotros decidiremos. Lo que está claro es que todos los cambios debemos de aceptarlos y no frenarlos porque la vida nos quiere decir algo, ESCUCHA y está atenta a las señales (a tus propias señales) porque esos instintos te harán ver los obstáculos como oportunidades y los cambios como una evolución necesaria para crecer en algo mejor. 

Para crecer en nosotras mismas.

Por Mary Klose