Cómo Renuncio A Una Vida Que Odio

Image Source Flickr intervenida por Majo Enriquez

Image Source Flickr intervenida por Majo Enriquez

¿Cómo renuncio al trabajo que odio?

¿Cómo comienzo a ejercitarme regularmente?

¿Cómo comienzo la dieta? Y sigo...

Personalmente considero que autocuidarse hoy en día suena, para algunos, a ser millennial. Darte cuenta que tu vida no se divide en vida/trabajo, vida/estudios, vida/vida personal, sino que lo es todo, y es buena idea hacerte cargo de ésta. 

Para muchos que renuncies al trabajo que odias, no es nada profesional y es igual a que evadas tus responsabilidades. Y que esa dieta en base a comida chatarra y estar sentado frente a una computadora todo el día es ser oficinista 101: todos lo hacen, tú también. Se supone que todos y todas podemos elegir, sentirnos seguros, y que eso es la base de nuestros derechos, pero cuántas personas se sienten en la libertad de hacerlo. En este pequeño artículo les presento un par de experiencias, muy recientes, en el tema de auto-cuidado.

Las preguntas cómo las primeras presentadas se me hacen muy chistosas, porque normalmente son tipos de “crisis existenciales” a las cuales queremos que una persona externa nos de la clave para resolverlas, porque creemos que necesitamos una fórmula para resolver estas preguntas, pero lo que es cierto, es que “en la vida real” no es tan fácil pero si puede ser así de sencillo y práctico. 

¿Cómo renuncio al trabajo qué odio? Renuncias y encuentras algo más qué hacer. 

¿Cómo comienzo a ejercitarme regularmente? Compras una membresía de gym, o comienzas a practicar un deporte, o  hacer ejercicio en tu casa y empiezas a formar un hábito.

Personalmente, acabo de hacer la transición de renunciar a un trabajo de oficina para dedicarme a ser fotógrafa. Fué un proceso muy complicado, que emocionalmente duró muchos meses abrir los ojos y atreverme a aceptar una increíble oportunidad, con mucha autoduda y sobre todo, miedo. Pero el pensar que estás a un paso de caer en depresión, te das cuenta que puedes seguir miserable y acostumbrarte (hasta efectivamente deprimirte) o hacer algo al respecto. Y me sorprende lo mucho que las personas escogen lo primero, por creer que es más fácil.

Porque auto-cuidarse y tu felicidad, es un trabajo diario y a grandes escalas, pero al final es un trabajo por el que tienes que esforzarte activamente.

Dentro de esta situación encontré un libro fascinante, que te plantea otro punto de vista para ser feliz y cómo cambiar tus métricas de cómo valorar las cosas en tu vida: The Subtle Art of Not Giving a Fuck por Mark Mason. Un libro que está ganando popularidad y no sólo por su título llamativo. Creo que el último mes se lo he pasado de forma digital a cuanta persona he hablado más de cinco minutos, por que lo amé con todo mi ser. Totalmente recomendado, 100% real no fake. Fue algo surreal para mi cómo llego un libro tan perfecto para la ocasión, haciendo claro la  total reconstrucción de mi vida.

Auto-ayudarse también consiste en buscar las herramientas necesarias para ti, ya sea un libro, hablar con tu padre, madre, hermana, psicólogo, psicóloga, etc. Cualquier fuente de conocimiento en la cual confíes que te diga verdades y te oriente de la mejor manera posible. No que te pinte el mundo de rosa, que te diga toda la gente es mala contigo y tu sos un pan del señor delicado que nadie debe molestar. Todo lo contrario, los problemas y dificultades existen por algo, para enseñarnos, para hacernos fuertes, para aprender de ellos, una vida sin esto es irreal y ridícula.

Pero queda en nuestras manos decidir qué tipo de vida queremos tener, con dificultades y todo, porque éstas no nos van a quitar nuestra felicidad.

Para concluir, aunque ésta no sea una lista de haz estos pasos de A a Z para cuidarte, les quiero dejar mensajes generales:

  1. ¿Sientes que algo no está bien? Decide hacer algo, cualquier cosa pero decídelo y toma acción, nadie mejor que tú sabe qué te hace daño, qué puedes aguantar y qué no, y cuales son tus límites.
  2. ¿Ya decidiste hacer algo? Ahora, escoge "tu arma de elección", personalmente puse una de las muchísimas cosas qué me ayudaron a mi, ahora tú te conoces mejor y tienes una idea, una corazonada, de lo que más te podría ayudar.

La autoayuda es un proceso diario, vas sanando poco a poco, vas volviéndote más fuerte poco a poco, y aunque al día a día no veas cambios drásticos sin duda los verás cuanto voltees a verte meses atrás. Porque ser valiente es actuar a pesar de tener miedo y apostarte a ti misma, cuidarte a ti es uno de los mejores trabajos qué puedes hacer.