Soy Más Que Mi Talla

eaccd7fd5eeb52c432bca92035a0c9cf.jpg

La sociedad nos dicta e impone muchas reglas de qué está bien y qué está mal para ser aceptado. El peso es una de las cosas que predominan porque nos enseñan que valemos mayormente por nuestro cuerpo y apariencia, no por lo que en realidad somos. Yo he sido gorda desde que soy una niña, siempre tuve sobrepeso y era mas grande que mis compañeras en el sentido de las tallas, yo me sentía linda pero todos me molestaban porque era diferente y en mi cabeza eso no estaba bien, pero las personas me lo recordaban día a día que paré creyendoles que yo no valía lo mismo que ellas, por el simple hecho de ser talla más grande, inclusive mi familia me atacaba y me decía que tenía que bajar de peso para ser linda y sino nunca iba a encontrar a alguien que me amara y la ropa nunca me iba a quedar. En ninguna clase del colegio me enseñaron que yo me debía amar como soy, solo me enseñaron a juzgarme y a decirme que tenía que ser de una cierta manera para yo poder ser aceptada. 

Aquí es donde entra el tema del autoestima que es algo tan importante que todos debemos de entender.

Lo que tú vales como persona va mucho más allá que el físico, son tus valores, principios, el respeto propio y a los demás, tu inteligencia, tu esencia. Ser gorda es simplemente un adjetivo que te describe, como tu color de cabello, de ojos, de piel.

Puedes ir al gimnasio todos los días, comer bien, estar en el peso ideal para tu cuerpo y aun así ser gorda porque tu constitución es grande, tienes alguna enfermedad que no deja que bajes de peso, etc. No existís para ser visualmente atractiva para otros. Tu existencia es más que un ideal. Puedes comer. Sos digna de respecto, independientemente de cual sea el tipo de cuerpo que estés. A lo que quiero llegar con esto es que tienes que quererte con cada parte de ti, amate con tus estrías que son totalmente naturales y todas las personas tienen( aunque no salgan en sus fotos), ama tu estomago salido y “flácido”, tus ojos grandes o chiquitos, tus piernas carnudas o delgadas. Todas somos preciosas y una obra de arte no importa la talla ni el número de cuanto peses. No dejemos que las personas nos definan simplemente por nuestra apariencia y seamos la mejor versión que podamos ser. Mírate al espejo, tócate la cara, agradece que estas viva, que con todos esos “defectos” e “imperfecciones” eres la mujer más preciosa que haya tocado la tierra, vales, vales demasiado y que nunca se te olvide.

Yo podría pensar que tengo muchos “defectos” para no amarme, “soy gorda”, “tengo estrías”, “mi cara es ancha”, “tengo brazos enormes” y así me siento la niña más linda y bendecida del planeta.

Así que, si yo me puedo sentir así teniendo esos “defectos” tú ¿por qué no te amas completa? Si así estás perfecta. Ahora cambiemos de mentalidad y todos estos defectos antes mencionados, se conviertan en virtudes y cosas que nos hacen únicas. 

“Sé el cambio que quieres ver en el mundo” Así como te aceptarás a ti misma, acepta a los demás, hazte un cumplido y hazlo a tus amigas y familia. Compartí sólo amor y con ese granito de arena este mundo poco a poco será mucho mejor.