Siempre Tengo Sueño

IMG_1740.jpeg
“Hola, ¿que tal?...blah blah blah...

tengo sueño”
— Majo Enriquez

Entre el que tal y el blah blah podemos agregar cualquier cosa que al final lo único que sabemos es que tenemos sueño...¿cierto o falso? 

Si se identifican conmigo entonces contestaron sí. Sí al siempre presente y obsesionado stalker, el sueño. 

Siempre fui de las que se desvelaban y no pasaba nada, de las que salía de fiesta y estaba a las 7AM del siguiente día sentada en primera fila en clase. Era de las que trabajaba mejor de noche y aún mejor de madrugada. De esas era yo...A LOS 20!! 

Una década y dos años más tarde, soy a la que le AUTO-dedica estos memes:

FullSizeRender.jpg
FullSizeRender.jpg

Así que buscar la solución no fue más que una necesidad básica - estar despierta durante el día - porque ir a hacer casting a Hollywood para un papel de zombie es mucho trabajo.

Así que aquí les van mis soluciones con la esperanza que hayan menos sonámbulas en el mundo:

  1. Hidratarse: es increíble como sabemos que nuestro cuerpo, en gran medida, está hecho de agua y en mi caso, me tomo 30 y tantos años hacerme consciente de que mi cuerpo necesita muuucha agua. Y recientemente, encontré a una esteticista mega WOW de NYC, que recomienda tomar 3 litros de agua al día, 2 antes de las 2pm y uno adicional antes de las 5pm. Eso sí...prepárense para empezar a buscar formar de vender su pipí porque si lo logran se vuelven millonarias. 

  2. Hidratarse con Agua de Mar: como es muy probable que nuestros océanos están contaminados, la mejor recomendación es hacer una solución de agua con sal del himalaya tal cual lo indica este artículo de Lauren Conrad que seguro vieron en MTV (cuando el cable era un commodity).

  3. Bulletproof coffee: en lugar de tomarse 4 cafés o 40, es mejor darle una bomba de gasolina para tu cerebro, sin despertar en exceso a tu cuerpo - saben de esos casos en los que empiezan a sudar frío por tanto café, sino saben...esperen que les lleguen los 30 :P Aquí les dejo la receta.

  4. Limpieza de hígado y pulmones: este cuento es súper viejo y aunque puede costar dejar de fumar y tomar, es un “DE PLANO” en una rutina de más energía y salud en tu vida. 

  5. Ejercicio: nuestros cuerpos no saben existir muy bien en la época moderna, y aunque tenemos muchas comodidades, nuestros cuerpos no han evolucionado a la velocidad de la evolución industrial, así que ejercitarnos - desde caminar hasta las rutinas y ejercicios más extraños - es bueno para tomar energía. Ojo con no pasarte de la cuenta porque entonces en lugar de energía, tendrás fatiga.

  6. Meditar: dejar por unos minutos el ir y venir del día, el rush de los trabajos, el estrés del tráfico, los pendientes, los quehaceres, las obligaciones y demás...siempre es bueno para oxigenarnos de manera correcta y decirle a nuestra mente que somos más que todos nuestros pensamientos. Con el tiempo, meditar nos ayudará a estar en un estado más permanente de tranquilidad y por lo tanto combatiremos el estrés que nos deja tan exhaustos después de su rush.