Ya No Me avergüenzo De Mi Depresión

ilustracion de  Doña Batata

ilustracion de Doña Batata

No me avergüenzo porque sobrevivir es un gran logro.

Siento que es hora de compartir mi historia de la mejor manera que sé y eso es escribirla. Escribo mucho, pero nunca he tenido el valor de escribir sobre este tema por temor al prejuicio. Durante mucho tiempo, mi historia ha sido secreta, un interminable diálogo interno y un peso enorme sobre mis hombros que ha golpeado mi ego y autoestima durante más tiempo del que nadie debería permitir. Sin embargo, hablar sobre estas cosas puede ayudar en la aceptación y podría ayudar a otra persona que experimenta lo mismo, ¡Así que aquí voy!

Tengo 28 años ahora, cuando comenzó cuando tenía 24 años, me sentía como si fuera un espectadora, observando todo, sin sentir nada. Estaba distante, asustada y aterrorizada porque ya no sabía quién era, ni por qué me sentía así.

Así que este fue el comienzo de mi historia, y ahora cuatro años después,  me gustaría contarte que apareció una píldora milagrosa que curó todo y estoy totalmente libre de depresión, pero no lo estoy y no sé si la depresión se cura por completo, tengo días buenos y días malos. Cuando esto comenzó, me hacía tantas preguntas, sobre lo que había sucedido en este momento para causar todo esto. ¿Hice algo diferente? ¿Por qué mi vida cambió de repente? Y la respuesta es, que no hice nada diferente, no pasó nada, nada cambió. Lo que descubrí a lo largo de mi viaje con la depresión es que siempre he sufrido depresión, pero que antes no me afectaba tanto.

Me había convencido de que lograr ciertas cosas curaría mi depresión, graduarme de la universidad o conseguir pareja, pero no es así. 

Aprendí que estos logros no significan nada, si no puedo amarme a sí misma, si no puedo respetarme y si no puedo vivir conmigo misma. 

Pero mi mayor logro hasta la fecha es sobrevivir a la depresión. Mi mayor logro es sentarme aquí y poder compartir mi historia.

He pasado años de sufrimiento en silencio y ahora ya no me avergüenzo de contar mi historia. No tengo miedo de admitir que sufro de depresión, no, y que hay pastillas que  te curan pero no del todo, tienes que aprender a manejar tus emociones para mí eso ha sido lo que me ha mantenido de pie y luchando.

La depresión le dio un giro a mi vida, me ha cambiado en más formas de las que podría haber imaginado. 

La depresión es algo que forma parte de mí y parte de lo que soy, me ha llevado a los momentos más oscuros, pero he regresado. Con esta lucha he aprendido más de lo que podrías aprender en cualquier libro. Todos los días logro algo viviendo con esta enfermedad. Me las arreglo para trabajar, para vivir una vida productiva y eso ya es un logro.

Quiero compartir mi historia porque creo que la depresión no es algo de lo que deberías de avergonzarte.

Sí, esta es mi historia, pero también sé que hay muchas otras, no estoy sola en esta enfermedad. Para cualquier persona que pueda estar sufriendo de las mismas luchas que yo, creo que deberías de compartir tus pensamientos y sentimientos con personas en las que confíes, un problema compartido es un problema reducido a la mitad, y al escribir esto siento que el mío también lo es, gracias por leer.